TAMBORES MAYAS

Publicado en por MM:.

En el repertorio de videos enlistados para este blog, aparece uno denominado "thunder drum" que es la reconstrucción de un tambor de fricción que técnicamente se denomina como un membranófono cuyo sonido es producido por una fricción directa o indirecta. Para el caso en mención, es un resorte incorporado en la membrana del tambor manual. Pero lo que realmente me ha sorprendido es haberme topado con un articulo en FAMSI que asegura que la representación de un tambor de fricción, dibujado en un vaso policromo de la colección Kerr —K 5233 —donde los músicos que acompañan a un Halach Uinik danzante, el que se encuentra inmediatamente a la derecha de este, esta tocando un membranofono.

 

 

http://research.mayavase.com/uploads/mayavase/hires/5233.jpg

 

El articulo describe instrumento de fricción de la manera siguiente:

 

 

Su cuerpo puede consistir de una cubeta a la que se la he quitado el fondo, o de una olla de barro. En los tambores de fricción directa, la membrana se frota ya sea con la mano mojada o humedecida con resina, por un "plectro" de cuero o por un palillo que se pasa hacia atrás y hacia adelante a través de un agujero en la membrana. La membrana, en los tambores de fricción indirecta, se hace vibrar por fricción con una cuerda o palillo que se pone en contacto con el parche del tambor.


Si se usa un palillo, la membrana se hace vibrar frotando el palito con los dedos mojados o humedecidos con resina, haciéndolo girar rápidamente entre las palmas y moviéndolo hacia atrás y hacia delante. La presión que se hace sobre el palito hace que el tono varíe. En el método indirecto, el palillo se mantiene vertical, clavado o atado al centro de la membrana intacta, o se lo extiende (y se lo sujeta) a través de un agujero hecho en la membrana en la cámara de resonancia, y se lo hace vibrar desde abajo. En otros tipos (por ejemplo la cuíca brasilera), se usa tanto la fricción directa como la indirecta; el palillo mismo se frota y también se lo usa para frotar la membrana. En caso de usarse una cuerda, ésta es ensartada a través de la membrana y anudada, o atada a una pequeña clavija o disco, y es pasada a través de un agujero y sacado por otro. La cuerda puede estar hecha de crin de caballo y puede estar encerada, humedecida con resina o ser frotada con los dedos también humedecidos con resina. En algunos tipos de tambor, la cuerda se ata alrededor del cuello de un palillo: cuando el instrumento es girado de un lado a otro, la fricción entre el palillo y la cuerda hace que el parche del tambor vibre.

 

El siguiente video nos muestra una versión contemporánea que denominan "thunder drum" o tambor de trueno, que consiste en fijar un resorte al centro de un pequeño tambor de mano que al agitarlo produce un peculiar y hechizante sonido muy similar al que emite un "dijiridu" o trompeta de los aborígenes australianos.

 

 

 

EL HUEHUETL O PAX

 

 En los distintos idiomas mayas que se hablan hoy en día y en los tiempos de la conquista, el huehuetl tambior de pie, que se usaba en esta parte del mundo era conocido como pax. Norman Hammond (1972) describe en detalle varios tipos de pax que se hallaron en contextos arqueológicos o artísticos. El más común es más o menos similar al huehuetl azteca, sólo que por lo general es más alto y esbelto. Estaban hechos habitualmente de madera o arcilla, y por desgracia, ninguno proveniente de la región maya sobrevivió hasta nuestros días. Sin embargo, Hammond sí señala al menos tres representaciones artísticas de ellos:

"El más detallado y exacto data de finales del Clásico y se encuentra en el Cuarto 1 de la Estructura 1 de Bonampak, que muestra un tambor de cuerpo cilíndrico y una triple moldura justo pasando de la mitad hacia abajo… El cuerpo probablemente fue hecho ahuecando el tronco de un árbol, proceso mucho más fácil que el de hacer un tunkul [el teponaztli maya, o tambor hendido] con sus lenguas integrales de sonido. El tambor se sube hasta el pecho del ejecutante." 


tunkul.jpg"Aparece otra representación del Clásico Tardío en un vaso policromo cilíndrico de Chamá, Alta Veracruz, que muestra cuatro personificaciones de animales, tres de las cuales están tocando instrumentos musicales. Uno de los personajes, vestido como un armadillo, bate con ambas manos un tambor vertical de forma cilíndrica, con una abertura en la base y una franja decorada justo  encima de ésta. La membrana tiene un patrón reticular que sugiere que se ha usado la piel de una serpiente. Las figuras son mucho más chicas y más estilizadas que las de Bonampak

 

"En los frescos de Santa Rita existía una representación posclásica delpax, batido por el Ek Chuah, el dios mercader, con una mano, mientras que con la otra agitaba una sonaja, y el dios del 8 Ahau [primer día del año solar maya] balanceaba dos cabezas trofeo siguiendo el compás. El tambor tiene su parte superior como deshilachada, cuerpo bulboso y una parte de atrás separada y perforada, pero el diseño es estilizado, y se muestra el sonido que emerge de la parte superior del tambor y de su cuerpo por la boca de una calavera. Esta podría ser una referencia visual al "sonido ronco" del pax descrito por el español Herrera."

A diferencia del tambor "alto" (de entre 1.3 m y 1.8 m de altura y de 37 a 43 cm de diámetro), un tambor "bajo" similar que apareció con frecuencia en otras partes de Mesoamérica (según puede verse en el Códice Becker) no era conocido en el área maya. Pero así como los aztecas usaban tambores en miniatura en las batallas, así también lo mayas conocieron membranófonos pequeños, que llevaban en sus manos. En el Códice Madrid, vemos un mini-pax bulboso, igual al de Santa Rita, representado mientras era tocado. El pintor lo representó con un color rosado-amarronado, lo que nos da un indicio de que estaba hecho de cerámica.

 

page074.jpg

Además de estos paxob "barrigones", cilíndricos y bulbosos, vemos otros membranófonos de formas más intrincadas provenientes del área maya, ambos tomados del registro arqueológico, y exhibidos en el arte anterior a la conquista. A uno de ellos Hammond lo incluyó en la variedad "vidrio de lámpara", hallada en diversos lugares de las tierras bajas mayas: Barton Ramie, en Belice, y Uaxactún, contaron con estos tambores tipo vidrio de lámpara. Los tambores dobles fueron hallados en Usulután, Honduras, y en los Códices Dresden y Madrid. El otro tipo de tambor, el "vaso-pedestal" con forma de copa, también ha sido hallado en distintos contextos, en Barton Ramie, Uaxactún, Tabasco, Campeche, Piedras Negras, y Jaina. Estos tambores "copa", que en su totalidad son monocromos, no se han encontrado en pares .


En todos los casos en que un tambor fue representado en alguna forma de arte, éste siempre fue mostrado en un contexto religioso o ritual, implícito o explícito. Algunos abiertamente representan dioses o animales que los están ejecutando, y en un caso (el del Códice Madrid, pág. 74b), que están fabricando los tambores. Este caso fue confundido por un erudito, quien lo tomó como prueba de que los mayas contaban con tambores de fricción similares a la cuíca brasilera, pero es muy poco probable que se le hubiera informado sobre el origen de ese tambor en particular .


Si bien no es el centro de nuestra atención en este artículo, debo señalar el uso de los "idiófonos de fricción", instrumentos que son percutidos mientras se encuentran unidos a una cámara de resonancia más grande. Pueden verse varios de ellos, originarios de Mesoamérica, como por ejemplo una raspa hecha de caparazón de armadillo sujeta a una calabaza en Colima, en el Occidente de México, que data de ca. 900 a.C.  El Códice Vindobonensis mixteca también muestra una raspa de ese tipo, pero esta vez sujeta a una calavera humana. Pueden hallarse otras similares fuera de Mesoamérica, como por ejemplo en la región hopi de Arizona.  Taube ha señalado que el instrumentista que se encuentra detrás del tambor de fricción en K5233 probablemente esté tocando uno de estos instrumentos que Kerr identificó como una rasca, ilustrados también en otras creaciones del arte maya. Después de un análisis inicial, me inclino por estar de acuerdo con él.


Volviendo al tambor de fricción: además de Mesoamérica, sabemos que este tipo particular de tambor tiene raíces antiguas en tres continentes: África, Asia, y Europa.

 

7549.jpg

 



Etiquetado en arte

Comentar este post