LOS HUASTECOS ( teenek) ¿origen de los mayas?

Publicado en por MM:.

La siguiente información con base en la cual se ha elaborado el presente texto proviene de los trabajos de Jesús Ruvalcaba y de Anath Ariel de Vidas, así como de diversas temporadas de campo realizadas por los autores entre 1999 y 2004 en las congregaciones de Mata del Tigre y Xiloxuchil, en Tantoyuca, y en los municipios de Chontla y Tancoco. La información sobre nahuas y huastecos de San Luis Potosí es, casi en su totalidad, producto de las estancias realizadas en los municipios  potosinos (teenek) de San Antonio, Tancanhuitz, Huehuetlán, Aquismón y Ciudad Valles, veracruzanos (nahuas) de Chicontepec, Ixhuatlán de Madero e Ilamatlán y los hidalguenses (nahuas) de Xochiatipan, Jaltocán y Huejutla. Los  argumentos en torno a las cuestiones simbólicas son en su mayoría de Ariel de Vidas.

Decidí incluir esta información documentada por la teoria que se tiene en torno a las similitudes lingüisticas de la lengua huasteca y maya, de hecho la mayoría de los lingüistas las considera con un orígen común, aunque se sigue debatiendo acerca del tema.


http://www.orgcantu.com.mx/IMAGES/Mapa%20Zona%20influencia.gif
Desde los primeros estudios realizados con relación a las poblaciones huastecas del pasado y el presente, fue motivo de intensa curiosidad la relación de su lengua con la gran familia que comprende al grueso de los idiomas del sureste de México y la península de Yucatán. El análisis de este problema dio lugar a diversas teorías, ninguna de las cuales ha mostrado aún ser concluyente. Sin embargo, una cosa es innegable: ya sea porque los mayas migraron hacia el norte o porque los huastecos lo hicieron hacia el sur, o bien porque toda la costa del Golfo de México estuvo algún día poblada por grupos proto-mayas, el huasteco pertenece a la familia lingüística mayence. En ese orden de ideas, también existe acuerdo en cuanto a que la separación entre ambos grupos (el del sur o Winik y el del norte —el que aquí nos ocupa— o Inik) ocurrió hace poco más de 3 mil años.

En este contexto, los antiguos huaxtecos o teenek (los hombres de aquí) ocupaban al momento de la llegada de los europeos un territorio discontinuo que colindaba al poniente con los asentamientos de los chichimecas pames y el señorío multiétnico de Meztitlán, en el cual predominaban los otomíes. Al sur, existía un mosaico lingüístico y cultural que aún persiste: nahuas, otomíes, tepehuas y totonacos. Hacia el norte, todo parece indicar que las ciudades-estado huaxtecas más lejanas se encontraban muy adentro del actual territorio tamaulipeco. Esto hace suponer que en la margen septentrional del río Pánuco y sus afluentes, Tamuín y Tampaón, coexistían con diversos grupos de filiación chichimeca, como los manguaos u olives, pasitas y mariguanes, pero también que su influencia cultural se extendió hasta la Sierra de Tamaulipas y otras zonas remotas.

http://www.escuelacima.com/huastecos2.jpg

A pesar de que los teenek de Veracruz son un grupo en el que la mayor parte de los elementos culturales emblemáticos han desaparecido (incluida una memoria histórica conmensurable con los criterios nacionales), se mantiene entre ellos una fuerte noción de identidad. De acuerdo con los especialistas, esta identidad se expresa sobre todo en la reformulación de algunos de los rituales que ha aportado la religión católica, así como en el mantenimiento de otros tantos de origen prehispánico, mismos que se encuentran fuertemente enlazados con un sistema de creencias de honda antigüedad.

Según los huastecos veracruzanos, antes de que hubiera gente sobre la Tierra, el mundo estuvo poblado por unos seres llamados aatslaabtsik que tenían tres piernas y se alimentaban de puros olores, ya que la forma de su cuerpo impedía que pudieran defecar. En esa época no había luz, por lo que toda la vida de estos ancestros transcurría en tinieblas. Sin embargo, un día comenzó a salir el Sol y su aparición sembró el terror entre los aatslaabtsik, porque pensaron que su mundo se iba a quemar. Todo esto produjo un cataclismo, ya que algunos de ellos se resignaron y se arriesgaron a ser tocados por los rayos solares; pero otros se escondieron en las entrañas de la tierra, formando con su huida los cerros y las barrancas. Los que se quedaron en la superficie son los antepasados de los teenek, mientras que los que pasaron a morar el mundo subterráneo son los baatsik’, también conocidos como “aires”( Baatsik’ significa “viento torcido” y se dice que estos seres se manifiestan, entre otras maneras, como remolinos de aire), ellos son los guardianes del secreto de la vida y su reproducción.

http://www.arqueomex.com/images/FOTOSNUM79/dosier1.jpg

A partir de ese momento, toda la historia de los teenek es la historia de la dualidad teenek -baatsik’, pues éstos no han podido perdonar a los humanos que hayan quedado en calidad de usurpadores de un territorio que originalmente les pertenecía. Por lo tanto, los aires son un peligro permanente para los teenek, lo que los obliga a estar en constante alerta, a mantener una etiqueta muy rigurosa en situaciones de riesgo y a ofrecer a sus rivales obsequios y plegarias, con el objeto de apaciguar su ira. Los baatsik’ viven en el monte y prefieren los lugares que ellos mismos construyeron en el pasado: los montículos prehispánicos, que son objeto de respeto —e incluso, temor— por parte de los indígenas de la Huasteca en general, no sólo de los teenek veracruzanos. También se ocultan en las fallas del terreno y en las cuevas: la cuestión es que se guarecen en los lugares donde no hay luz y donde no ha llegado la cultura humana.

Los aires no se internan en los pueblos ni rancherías y pertenecen, por tanto, al alte’ o monte inculto. Ahí hacen su vida al modo de los humanos, con su ganado y sus mascotas —que son los animales salvajes—, sus viviendas y de acuerdo con sus propias reglas sociales. Pero en numerosos aspectos, su vida es una inversión de la de los teenek: odian los olores agradables, se alimentan de inmundicias y emanaciones pestilentes, aman la basura y repelen las flores. Por otro lado, no entienden el español y sólo prestan atención cuando se les habla en teenek. Son la causa de numerosas enfermedades y su ataque puede llegar a causar la muerte.

http://www.arqueomex.com/images/FOTOSNUM79/08F1.jpg

Estos principios cosmológicos de los teenek se encuentran ampliamente difundidos en la región, entre los nahuas e incluso los mestizos, pero son, sin duda, de origen huasteco. En San Luis Potosí existen creencias similares, pero en ninguna parte se encuentran tan arraigadas como entre los teenek veracruzanos, quienes, por otra parte, comparten con sus pares potosinos la mitología del Trueno, deidad a quien adjudican el origen de la agricultura y de la cultura humana en general, así como su decepción ante el comportamiento de la gente y su consiguiente alejamiento de los indios, quienes han sido castigados con flagelos y carencias desde que él los abandonó.

Según esta base mitológica los teenek veracruzanos son hijos de la luz, pero habitan en un mundo poblado por seres hostiles y carecen del resguardo de una deidad poderosa, quien en el pasado remoto los dejó a merced de su propia suerte. Ahora sólo se tienen a sí mismos dentro de un mundo doblemente hostil, pues otros con quienes comparten su mundo pueblan las regiones más civilizadas de la región: las que están realmente a salvo de la rabia de los baatsik’.

Para tener mayor información de las teorias del parentesco lingúistico del maya y huasteco recurran a la siguiente bibliografía

EL PROBLEMA DEL WASTEKO: UNA PERSPECTIVA LINGÜÍSTICA Y ARQUEOLÓGICA
John Robertson y Stephen Houston,  2003
XVI Simposio de Investigaciones Arqueológicas en Guatemala, 2002
Editado por J.P. Laporte, B. Arroyo, H. Escobedo y H. Mejía
pp.714-724. Museo Nacional de Arqueología y Etnología, Guatemala.


In lakech Ah laken.

Etiquetado en sociedad

Comentar este post

daniel 01/13/2010 18:45


excelente articulo muy buena la aportacion


JORGE CRUZ VIDAL 08/10/2016 01:01

por favor MM o como s ellame UD con mucho respeto le sugiero modifique esos limites del territoriod ela haustecas ya que confunde a mucha gente sobre todo a aquellla que aunque ahya nacido como huasteco no conoce su historia y por supuesto los mites d esu territorio todos sabemos por la sinvestigaciones de expertos que los huastecos se extendieron hacia el sur hasta los limites con el rio cazones y al nte cn el rio soto la marina en Tamauliaps y como es posible que dejen en su mapa fuera a chicopntepec y tuxpan en edod e veracruz eso viene sinedo en terminos religiosos una blasfemia ya que Tuxpan se considera la capita moderna d ela huasteca vercarcruzana y Chicntepec el balcon de las huastecas todavia s e pueden ver a nuestros indigenas huastecos ahi y no solo eso sus tradiciones ancestrales y lo digo con concimiento de causa yo naci en el corazon de la huasteca en el mpio de Tantoyuca ver

MM:. 01/20/2010 20:42


Se agradece, es recomendable tomen nota de este tipo de articulos ya que es de muy buena fuente y vale la pena conservar una copia para consultarlo posteriormente.