LA LUNA

Publicado en por MM:.

En la cosmoginía maya la luna jugaba un papel preponderante como diosa creadora y sustentadora de la vida. Entre los mayas la diosa Ixchel estaba intimamente relacionada con este cuerpo celeste cuya caracteristica preponderante era la de ser la de mutar su apariencia en el cielo y mantener una influencia marcada sobre prácticamente todos los seres del planeta y sus ciclos de vida. Por igual su gravedad juega un importante papel en el flujo de las mareas y todos los seres del mar.

La  luna es el cuerpo celeste que domina el cielo nocturno de nuestro planeta por su cercania con el mismo, su origen sigue siendo aún discutido por los científicos quienes proponen diversas teorías desde que fue un cuerpo celeste que se acerco a la tierra lo suficiente para ser atrapado por su gravedad hasta que otro cuerpo mayor chocó con la tierra, primigenía desprendiéndola de la misma. Esta última la teoría al parecer tiene argumentos que la sustentan puesto que existen pruebas que apuntan al hecho que durante los primeros tiempos de la tierra el día duraba entre 8 y 9 horas por el impacto que recibió, siendo la luna la que en convinación con la gravedad de la tierra fue frenando la velocidad de esta última quedando los días de 24 hrs tal como hoy lo conocemos. Otro fenómeno que se presenta es el corrimiento anual de la órbita de la luna en 3 cm por año lo que indica que en algún momento en algunos millones de años la luna escape de la influencia de la tierra saliendo despedida hacia el espacio de manera paulatina.
  luna3
Como todos sabemos la luna tiene al menos cuatro fases y es la luna llena la que más influencia tiene sobre los seres vivos.  Los mayas sabían de esto y aprovechaban la luna llena tanto para sus siembras como para la pesca, al igual que el comercio, algunos rituales, elaboración de pócimas y medicinas. Por igual se le consideraba para el ciclo reproductivo humano y de otras especies.

El mes sinódico lunar ( tiempo que tarda en orbitar nuestro planeta) dura exactamente 29.5 días, mientras que el mes sidéreo ( tiempo que tarde en girar sobre su propio eje) es de 27.3 días, los mayas llevaban ambos registros contabilizados en sus códices de tal manera que pudieron predecir su curso en su encuentro con el sol durante los eclipses.

gates_pg18_72.jpg
Como la Luna gira alrededor de la Tierra aproximadamente una vez al mes si la Tierra no girara en un día completo, sería muy fácil detectar el movimiento de la Luna en su órbita. Este movimiento hace que la Luna avance alrededor de 12 grados en el cielo cada día.

Si la Tierra no rotara, lo que veríamos sería la Luna cruzando la bóveda celeste durante dos semanas, y luego se iría y tardaría dos semanas ausente, durante las cuales la Luna sería visible en el lado opuesto del Globo.

Sin embargo, la Tierra completa un giro cada día, mientras que la Luna se mueve en su órbita también hacia el este. Así, cada día le toma a la Tierra alrededor de 50 minutos más para estar de frente con la Luna nuevamente (lo cual significa que nosotros podemos ver la Luna en el Cielo.) El giro de la Tierra y el movimiento orbital de la Luna se combinan, de tal suerte que la salida de la Luna se retrasa del orden de 50 minutos cada día, por ello no la vemos salir a la misma hora en el cielo.

Por igual el movimiento de la luna en el cielo no es en linea recta aun cuando nosotros no lo notemos su movimiento es en forma de serpiente, subiendo y bajando del plano de la ecíptica de tal manera que a lo largo del mes la serpiente celeste lunar hace su aparición en el cielo. In lakech ah laken.

Etiquetado en astronomia

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

anonimo 11/04/2016 17:19

Mejora la ortografía.

Ulises 02/06/2010 03:46



Me parece, fascinante toda la infromación que estan poniendo,muchas felicicades por ello, en verdad se los agradezco.Continuen asi con su pagina.



MM:. 02/06/2010 04:58


Pronto subiré un artículo complementario referente a la vision de los mayas con respecto a la luna y la diosa Ixchel. Asi que mantente pendiente.