INSCRIPCIONES DEL TEMPLO XIX DE PALENQUE (Conclusión)

Publicado en por MM:.

plano.jpg

 

Este es el complemento al artículo publicado el pasado 20 de agosto en el que me referí a los últimos trabajos en el Templo XIX de Palenque, alguna vez gobernada por K’inich Ahkal Mo’ Nahb III ( también llamado “Chaacal III” o “Akul Anab III”) descendiente de quizás el más conocido de todos los monarcas mayas por haber sido el primero del que se descubrió su tumba  Kinich Hanaab Pakal I conocido popularmente como el gran Pakal Votan.

 

Estos dos últimos capitulos se refieren primordialmente al concepto cosmogónico ya que como sus autores afirman aportan elementos de la mitología maya que no aparecen en ningun otro texto, ni de Palenque ni de toda el área maya. Un ejemplo muy claro es el referente al nacimiento de los dioses fundadores de la dinastia de Palenque, los denominados dioses GI, GII y GIII que nacieron en las siguientes fechas:

 

1. 18. 5. 3. 2 9 Ik’ 15 Keh nacimiento de GI
1. 18. 5. 3. 6 13 Kimi 19 Keh nacimiento de GIII
1. 18. 5. 4. 0 1 Ajaw 13 Mak nacimiento de GII

 

Si son observadores notarán la separación,de apenas unos cuantos días, entre los tres nacimientos probablemente fuera una indicación de que se trataba de hermanos, en tanto que el nombre de una mujer de larguísima vida que se menciona de manera prominente en los textos del Grupo de las Cruces y a la cual se apodó “Señora Bestezuela” o “Señora Matusalén” se interpretó como el de la madre-creadora de éstos ( Lounsbury 1974, 1985).

 

Linda Schelle estableci+o que entre los mayas del período Clásico, GI y GIII representaban aspectos de Venus y del Sol, respectivamente, además de ser componentes importantísimos del simbolismo real desde tiempos del período Preclásico. La identificación de GI con Venus se deriva básicamente de su fecha de nacimiento 9 Ik’ (Nueve Viento), mencionada anteriormente como nombre calendárico de Ehécatl-Quetzalcóatl, un importante dios asociado con Venus en la mitología del centro de México.

 

En fin la obra es al igual que los capitulos anteriores material de mucho valor académico para quienes gustan de profundizar en el tema del pensamiento religioso y mítico maya.

 

 

 

El último capítulo nos refiere a la riqueza en simbolos miticos del templo XIX producto quizás de la idea de K’inich Ahkal Mo’ Nahb III por legitimizar su reinado como una continuidad de las obras realizadas por sus antecesores quienes habían dado el lugar privilegiado y hegemónico que la ciudad tenía por sobre otras poblaciones. De alli que el peso del tiempo estaba sobre sus hombros y se esmero si bien no en emular al menos intentar responder a este llamado que la sangre y el tiempo le hacian como el venerado "señor árbol" sustento de la ciudad y su dinastía.

 

Etiquetado en sitios

Comentar este post