EL VENADO: Keh

Publicado en por MM:.

BalN.jpg

 

Entre las especies animales más apreciadas desde tiempos remotos por el pueblo maya, se encuentra el venado que ellos denominan como Keh, que en terminos científicos abarca a dos especies endémicas de la península, el venado de cola blanca Odocoileus Virginianus Yucatanensis, y el venado Temazate; Mazama Pandora. El primero es una subespecie del venado de cola blanca centroamericano de mayor  tamaño que el temazate, que como se aprecia en  sus huellas y la zancada o distancia entre estas. De igual manera la forma y tamaño de sus heces es diferente, siendo curiosamente para el temazate de mayor tamaño.

 

De venado de cola blanca se han contabilizado hasta 38 subespecies— OV borealis, OV dacotensis, OV mexicanus, OV veraecrucis, OV nelson, OV peruvianus— que habitan desde el sur de Canadá y todo el territorio de los Estados Unidos hasta Sudamérica. Las subespecies sudaemericanas se distinguen de las norteamericanas por tener una cornamenta más pequeña,  ausencia de glándula metatarsal y por ser de menor tamaño corporal y por tanto de menor peso.

 

bagus2jun02.JPG


La familia Cervidae se encuentra ampliamente distribuida en el continente americano, en México se encuentran cuatro especies: Odocoileus hemionus, O. virginianus, Mazama americana y M. pandora. El venado cola blanca (O. virginianus) se distribuye prácticamente en todo el territorio nacional exceptuando la Península de Baja California (Aranda, 2000).

El venado cola blanca es de tamaño mediano y se caracteriza por tener un cuello largo y relativamente grueso, la coloración superior varía del café castaño brillante al grisáceo, en verano, al gris o pardo, durante el invierno varía dependiendo de las localidad y la época del año. En la región ventral y en porciones de la cabeza el pelaje es color blanco y los ejemplares juveniles presentan manchas blancas dorsales. La talla varía ampliamente según la subespecie. Los machos presenta astas ramificadas con una rama basal de donde parten las ramificaciones, en ocasiones algunos ejemplares presentan astas sencillas, sin ramificaciones, los cuales son llamados comúnmente aleznillos.

 

Esta especie presenta un patrón de actividad más marcado durante las primeras horas del día y durante el crepúsculo, sin embargo gran parte de su actividad está determinada por el sexo, edad, época reproductiva, presencia de depredadores, disponibilidad de recursos y actividades humanas. En los patrones de distribución es importante considerar los cambios climáticos estacionales de cada región.

 

El ámbito hogareño o espacio que ocupan por individuo, es muy variable, sin embargo, se ha podido identificar que es de 5.18 km2 para las hembras y de 10.57 km2 para los machos, la zona núcleo de este ámbito hogareño es de 1.89 km2 y 4.47 km2 respectivamente. Esto puede variar enormemente de acuerdo con las subespecies, área de distribución, condición reproductiva, disponibilidad de recursos y calidad del hábitat.

El grupo social más frecuente es el formado por la hembra y crías de la misma camada, los machos se asocian sólo durante la época no reproductiva en grupos de 1 o 2 machos adultos con 2 o 3 juveniles de entre 1.5 a 2.5 años. Durante la época reproductiva se forman parejas temporales para el apareamiento . Las asociaciones de mayor tamaño son poco frecuentes, aunque se pueden llegar a observar 2 hembras (la madre y la hija del año anterior) con crías.

 

El venado cola blanca es una especies que presenta "territorialidad facultativa", es decir, que los machos adultos defienden su territorio de otros machos adultos y lo marcan tallando sus astas contra árboles y arbustos, y a través de marcas olfativas de orina en agujeros rascados con las patas. Durante la época no reproductiva aparentemente no defienden ningún territorio. Las hembras por su parte sólo defienden los territorios de parto y crianza . El apareamiento tiene lugar entre junio y febrero.

 

temazatehembra1.jpg


El periodo de gestación del venado cola blanca varía alrededor de los 200 días y normalmente las camadas consisten en 1 o 2 crías. La hembra es la encargada de la totalidad de los cuidados parentales, el destete se presenta aproximadamente a los 5 o 6 meses, sin embargo se ha observado que en algunas subespecies éste ocurre más temprano, aproximadamente a los 2 meses y medio, esto puede ser consecuencia del alto gasto energético que implica la lactancia, la severidad climática y la escasez de recursos. La dispersión de su ámbito natal se presenta de los 1 a los 3 años de edad, y parece ser resultado principalmente de la competencia intraespecífica, se encuentra fuertemente ligada al sexo. Las hembras primerizas por lo general tienen una cría, en los siguientes partos producen dos o hasta tres crías si el área es productiva.

 

La dieta del venado cola blanca depende en gran medida de su distribución, por lo que presenta una gran adaptabilidad a los diferentes recursos que encuentra. Se ha observado en las regiones del norte del país, que en general han sido mejor estudiadas, preferencia por el nopal (Opuntia sp.), Mezquite (Prosopis sp.), frutos de Encino (Quercus sp.) y especies cultivadas de fríjol, chile o maíz, sin embargo, el margen de especies de las que se alimenta es muy amplio; en las subespecies que habitan el sur y centro de México la dieta ha sido menos estudiada. Los picos de actividad forrajera se presentan principalmente durante la mañana.

En México los principales depredadores de venados adultos y juveniles son el puma (Puma concolor) y el jaguar (Panthera onca), de crías y juveniles el coyote (Canis latrans), el lince (Lynx rufus) y el ocelote (Leopardus pardalis), en tanto que el oso negro (Ursus americanus) y el águila real (Aquila chrysaetos) son depredadores ocasionales de crías. Cabe señalar que el venado cola blanca era la principal presa del lobo mexicano (Canis lupus baileyi), por lo que la presencia y abundancia de esta especie es fundamental para la integridad ecológica de los hábitats y ecosistemas. En este mismo sentido, sus restos son consumidos por gran cantidad de fauna carroñera como zopilotes, aves rapaces, cuervos y pequeños mamíferos; sus astas proporcionan calcio y fósforo a diferentes especies de roedores y es una especie de gran valor para el mantenimiento de otras especies cuya conservación resulta prioritaria.

 

patas

El venado cola blanca es una especie que se desplaza por sistemas de senderos que llevan a echaderos, a zonas de alimentación y rutas de escape, donde es común observar huellas y excretas. Las excretas están constituidas principalmente por material vegetal de tamaño y forma variable que normalmente no rebasan los 1.5 cm de largo, aunque pueden estar sueltas o compactadas en paquetes de mayor tamaño. Las huellas de las patas delanteras y traseras son prácticamente del mismo tamaño y suelen medir de 5 a 6.5 cm de largo por 3 a 5 cm de ancho, normalmente sólo se marcan las dos pezuñas centrales, sin embargo, durante la carrera, en pendientes pronunciadas y sobre terreno suave pueden llegar a observarse dos dedos pequeños llamados pezuñas falsas . Los echaderos suelen ser sitios con gran densidad de vegetación donde es posible refugiarse y descansar, suelen encontrarse arbustos ramoneados hasta una altura de 1.5m y corteza comida a la misma altura. Otro rastro común es generado cuando los machos, al finalizar el desarrollo de las astas y perder el terciopelo que las cubren, tallan sus astas contra árboles pequeños y arbustos, lo cual queda marcado en la corteza en un tramo aproximado de 50 cm.

 

En México existen 14 subespecies  que se distribuyen en prácticamente todo el país, los únicos estados que no cuentan con la presencia de esta especie son Baja California y Baja California Sur, es decir, habitan el 92.7% del territorio nacional. Habita una gran variedad de ecosistemas, exceptuando los ambientes xéricos más extremos del noroeste del país. Esta amplia distribución, habla de la gran capacidad de adaptabilidad de esta especie a una gran variedad de hábitats, tipos de vegetación y condiciones climáticas. Persiste incluso en bosques con alto grado de perturbación en el Eje Neovolcánico, zonas ganaderas y agrícolas y en los alrededores de poblados de tamaño regular.

 

Subespecie
Superficie (km2)
Porcentaje
Odocoileus virginianus couesi 515,052
28.3
Odocoileus virginianus carminis 187,028 10.3
Odocoileus virginianus mexicanus 174,404 10.0
Odocoileus virginianus miquihuanensis 174,142   9.6
Odocoileus virginianus sinaloae 167,709
  9.2
Odocoileus virginianus veraecrucis 134,206
  7.3
Odocoileus virginianus thomasi 105,247
  5.8
Odocoileus virginianus yucatanensis   80,445
  4.4
Odocoileus virginianus texanus   68,358
  3.8
Odocoileus virginianus acapulcencis   59,537   3.2
Odocoileus virginianus truei   41,106   2.2
Odocoileus virginianus toltecus   40,464   2.2
Odocoileus virginianus nelsoni   37,107   2.0
Odocoileus virginianus oaxacensis   30,000   1.7

 

mapavenado.jpg

Fuente consultada: Plan de Manejo Tipo de Venado cola blanca en zonas templadas y tropicales de México. SEMARNAT, febrero de 2007.

Etiquetado en flora y fauna

Comentar este post

Francisco AlvarezQ 03/14/2016 01:09

En la variante lingüistica del maya que los frailes, antropólogos y científicos sociales denominan tzotzil (pues los pueblos que hablan ese idioma se denominan a ellos mismos como batz'i vinilketik. antzetik: originarios varones y mujeres, al venado le denominan te'tikal chij, (de la selva venado: venado silvestre), ya que al borrego proveniente del norte de europa que trajeron los españoles en su invasión y que mejor se adaptó a los Altos, le denominan como antes se hacía con el venado: Chij, que no difiere mucho del maya peninsular o lacandón, que se pronuncia KEJ. (El término escrito Keh se pronuncia igual, sólo que así lo escriben los arqueólogos en inglés) En las leyendas es venerado como la montura preferida y riqueza ganadera del Dueño de la Tierra , identificado también como Chauk y Chak (asiento de agua de lluvia) y es también símbolo del relámpago. Junto con el conejo, echaba a perder el trabajo de tala del Kox, pequeño sol, o en versión más antigua de parecida leyenda de los gemelos Junajpú e Xbalamké, pues les ordenaban a los árboles caídos: -"Levánmtate árbol, levántate, bejuco!"... mientras el niño sol se hamaqueaba en el espacio sideral, para frustrase al día siguiente, cuando hallaba, junto con su burlona mamá, X'ul Me'tik Nuestra Madre Luna (cuando anduvo por la tierra como semidiosa), que le habían echado a perder su trabajo de abrir espacio para la milpa... Por ello se usa preferentemente el cuerno de venado para desbastar el pedernal u obsidiana con el que se elaboraban las puntas de flechas y venablos, lo que tenía que ver con las orejas omniescuchantes del nagual venado silvestre...