EL QUETZAL, garganta grande (Pharomachrus mocinno)

Publicado en por MM:.

Si se considerara a todas las especies animales que los mayas conocieron, sin duda alguna el quetzal es sin duda el más mítico de todos. Los mayas le tenían en tal consideración por su carácter sagrado que se aplicaba la pena de muerte a aquel que deliberada o accidentalmente provocara la muerte de un quetzal. Sus plumas eran mas valiosas que cualquier otro elemento y solo era equiparado en aprecio y belleza con el jade. Estas se empleaban para la fabricación de adornos, estandartes y atuendos y se le consideraban como el más sofisticado y bello de los regalos, simbolo de poder y riqueza. Para poder obtener estas plumas los cazadores debían capturar vivo al quetzal para con sumo cuidado quitarle sus largas plumas las cuales volverían a crecer en su próxima muda, hecho este se le liberaba para que pudiese regresar a la selva.

Dentro de la cosmogonía maya se le consideraba la encarnación de Itzamná, el padre de todos los dioses, siendo a su vez el ave mítica que estaba posado en la copa del árbol cósmico llamado Yax Be.

Debido a la ambición de los conquistadores por el oro, la plata y otros metales y minerales preciosos, el quetzal quedo relegado a las leyendas, llegando a dudarse incluso de su existencia sosteniendo que era solamente producto de la imaginación indígena. Fue hasta 1796 que en una expedición botanica financiada por  Carlos IV y comandada por Martín Sessé, en la entonces Nueva España, el médico y botánico José Mariano Mociño Suárez Lozano ( 1757-1820) capturó algunos ejemplares en las selvas chiapanecas.

http://phpcommit.files.wordpress.com/2008/11/male-quetzal-vertical.jpg?w=300&h=298
Sofía Solorzano y Ken Oyama mencionan en el articulo de la revista de la CONABIO de  noviembre de 2002 que  "el quetzal (Pharomachrus mocinno) pertenece a la familia Trogonidae, aves que habitan en bosques tropicales y subtropicales de África (tres especies), América (26) y Asia (10) , con excepción de Euptilotisne oxenus, cuya distribución llega hasta el sur del estado de Arizona. Los miembros de esta familia se consideran un grupo monofilético , es decir,que se derivan de una sola línea ancestral , que se originó en el Mioceno en los territorios actuales de África-Europa-Asia; América es un segundo sitio de diversificación. Todos los miembros de la familia comparten un tipo particular de morfología heterodáctila de las patas , con los dos primeros dedos hacia atrás y los otros dos hacia adelante, que no ha sido descrita para ningún otro taxón actual o del pasado. Trogonidae, que es la única familia del orden Trogoniformes, es un grupo de posición taxonómica incierta , ya que no están claras sus relaciones filogenéticas con otros grupos de aves. Estudios recientes han intentado esclarecer sus relaciones de parentesco con otras especies de aves analizando la variación mostrada por caracteres moleculares; sin embargo , los resultados obtenidos son divergentes.

Los miembros actuales de Trogonidae se consideran entre las aves más llamativas del mundo debido a la iridiscencia de su plumaje. Las especies de esta familia presentan un marcado dimorfismo sexual: los machos lucen los colores más vistosos con tonalidades de rojo, rosa , anaranjado, amarillo y verde, y las hembras son de colores más opacos y pardos. El macho mide aproximadamente 35 centímetros de largo y las plumas cobertoras de la cola cerca de 90 centímetros. Su color iridiscente varía de acuerdo con la incidencia de la luz, desde el dorado hasta el azul y el verde esmeralda, contrastando con el rojo de su vientre. La hembra es de colores menos vistosos (grisverde) y no presenta largas plumas.

Pharomachrus mocinno cuyo significado en latín es "garganta grande" es una especie exclusiva de Mesomérica, que habita en los bosques de niebla del sureste de México hasta el noreste de Panamá. Prefiere los bosques montanos muy húmedos, cargados con epífitas, donde frecuenta el dosel y los bordes. Asimismo, necesita de los bosques lluviosos del Caribe para sobrevivir.

Información taxonómica

Reino:
Animalia
Filo:
Chordata
Clase:
Aves
Orden:
Trogoniformes
Familia:
Trogonidae
Nombre científico:
Pharomachrus mocinno de la Llave, 1832
Nombres comunes:
Quetzal

En la reproducción se han identificado las etapas de cortejo (enero - febrero ) , empollamiento (febrero-mayo) y crianza de polluelos (marzo-junio), en las que participan los dos miembros de la pareja con igual esfuerzo reproductivo, por ello se les considera como una especie de monogamía social. Su nido es una cavidad profunda y desnuda, parecida a la de los “pájaros carpinteros” (Picidae), con una entrada lateral única, ubicado de 4.3 a 27 m de altura sobre un tronco en descomposición en el bosque o en un claro cercano. Ponen 2 huevos de color azul claro que miden 38.9 por 30.2 mm. El período de incubación dura entre 17 y 18 días. Se reproducen de marzo a junio. Las crías son atendidas por ambos padres y dejan el nido después de 23-29 días. Ambos padres defienden sus nidos de las ardillas, del “tucancillo verde” (Aulacorhynchus prasinus) y de serpientes. Algunos animales grandes, como el “tolomuco” (Eira barbara), los “pizotes” (Nasua narica), felinos, “zorros pelones” (Didelphis marsupialis) y monos, también constituyen importantes depredadores.

Al finalizar la reproducción , los
quetzales inician la migración hacia ecosistemas de menor altitud, entre los 1 100 y 1 400
m. Estos desplazamientos pueden comenzar desde finales de mayo o junio abarcando apenas de uno a cinco días y conforme transcurre el tiempo estos desplazamientos abarcan más días hasta que finalmente los quetzales ya no regresan, por lo que se considera que en julio ya está establecida la migración. Una vez que finaliza la migración, los quetzales retornan a sus territorios reproductivos en donde se reencuentran con su pareja del año anterior y se reinicia así una nueva temporada reproductiva".

Se sabe que la dieta principal de los quetzales se compone de frutos de las especies de la familia Lauraceae (aguacatillos silvestres ) que son de hecho el fruto con el que alimentan a sus polluelos, los adultos complementan su dieta con pequeños vertebrados tales como lagartijas y ranas , así como diversos grupos de invertebrados ( insectos y moluscos).

Hasta hace poco se consideraba que el quetzal no podía sobrevivir en cautiverio, pero en fechas recientes el ornitólogo mexicano Jesús Estudillo, especialista en enfermedades y fisiología de las aves ha demostrado lo contrario. Durante años se ha dedicado a estudiar el metabolismo y comportamiento de las aves, llegando no solo a mantenerlos en cautiverio, sino que logró que se reprodujeran, dando esperanzas para la preservación de esta especie considerada actualmente en peligro de extinsión.

Etiquetado en flora y fauna

Comentar este post