EL MECO

Publicado en por MM:.

Existe un sitio maya al norte de la ciudad de Cancún, Quintana Roo poco conocido y visitado pese a la relativa cercania de este a tan importante centro turístico, de hecho las agencias turisticas no lo toman en cuenta para sus promociones de manera que el grueso de los visitantes ni siquiera se enteran de su existencia y los cancunenses prefieren la playa que esta a unos metros en lugar de visitar este que fue en su momento un importante punto dentro de las rutas comerciales mayas y un centro de peregrinación obligado para los mayas.

 

elmeco.jpg

 

Dicho sitio es conocido como "el Meco" y se encuentra a 5 km al norte de Cancún, y se puede acceder a el a través de dos vias, una es la carretera vieja hacia punta Sam y la otra la nueva carretera que interconecta los municipios de Benito Juárez e Isla Mujeres (la parte continental). Desgraciadamente por esta segunda vía no hay señalamiento para acceder al lugar, sin embargo sirve de referencia un faro que se observa hacia la costa. El sitio abarca 650 m de largo en su eje norte-sur, y 200 m en dirección este-oeste, aunque el área explorada y restaurada para fines turísticos es pequeña. La primera vía parte de hecho a la zona arqueológica de tal manera que la parte que se encuentra hacia la costa de haya sin explorar.

 

DSC04926.JPG

 

El nombre original del lugar se desconoce y "El Meco" era el apodo de un residente local del siglo XIX, cuyo sobrenombre, que aparentemente hacía referencia a una cojera, quedó asociado a las ruinas. El personaje, relata Andrews, tenía un pequeño rancho cocotero en la playa, del que sólo quedan algunos vestigios de los cimientos de una habitación y un pozo de agua semidulce, localizados en las inmediaciones del actual faro. Arqueológicamente se ha considerado que "El Meco" puede corresponder al legendario Belma del siglo XVI, que menciona Oviedo; sin embargo, el reducido tamaño del asentamiento hoy conocido deja lugar a muchas dudas, pues el Belma de la fuentes era considerablemente mayor.

 

DSC04927

 

De acuerdo con Anthony Andrews, las primeras ocupaciones de "El Meco" corresponden al clásico temprano, documentado a partir de un basurero de esa época encontrado por debajo de la estructura 2; entonces, el sitio habría sido una pequeña aldea de pescadores posiblemente vinculados a sitios mayores como "Coba". Según las investigaciones, el pequeño poblado habría sido abandonado hacia 600 d.C., quedando casi totalmente deshabitado hasta 1000 a 1,100 d.C., cuando es reocupado por un grupo posiblemente vinculado a los itzáes de Chichén Itzá y posteriormente, con los cocomes de Mayapán. A partir de 1200 d.C., justamente a partir de su privilegiada situación geográfica y de su utilidad como ayuda portuaria, "El Meco" adquiere mayor importancia dentro del contexto político y económico de la península. Sin duda para ese tiempo se habría incrementado la explotación de los ricos recursos costeros de la zona, y el asentamiento se habría consolidado como un centro de funciones civiles y religiosas de importancia, la cual habría conservado hasta la llegada de los españoles en el siglo XVI.  La posición estratégica de esta población costera frente a Isla Mujeres, le situó como un punto importante en el sistema de ayudas para la navegación, establecido durante la época Posclásica a lo largo de la península.


DSC04989.JPG

La porción del sitio actualmente explorada incluye primordialmente a una plaza de clara función ceremonial y política, así como a una serie de estructuras palaciegas y administrativas distribuidas a su alrededor. En la plaza, notoria por su monumentalidad se encuentra la estructura 1, mejor conocida como el castillo, que es un basamento piramidal de planta cuadrangular compuesta de cuatro cuerpos superpuestos en cuyo remate se encuentra un templo de entrada tripartita, que muestra la típica manufactura del estilo costa oriental, como los que se encuentran en Tulum y Xel Há. El edificio tiene una escalinata central la cual esta franqueada por dos alfardas que se desplantan a partir de dos cabezas de serpientes, semejantes en composición a las del Castillo de Chichen Itzá; ésta fue restaurada en 1997. Lo más relevante es que toda esta estructura mide 12.50 m, siendo pues la más alta en el norte de Quintana Roo. Las excavaciones de Peter Schmidt, primero, y de Luis Leira posteriormente, evidenciaron la existencia de una subestructura conformada por un basamento de menor tamaño, en cuya parte superior se conservó un templo de un solo acceso y arquitectura mucho más modesta. Durante los trabajos de intervención efectuados entre 1997 y 1998 por Leira, permitieron exponer una buena parte de la porción posterior de este basamento, así como la excelente conservación del enlucido de estuco que aún le cubre. Desgraciadamente su restauración no pudo llevarse a un nivel que permita apreciar la belleza estética que originalmente tuvieron.  

 

DSC04991.JPG

 

Al pie y a ambos lados del basamento, pueden observarse dos construcciones, una de las cuales evidentemente corresponde a un templo; al interior de este se pueden apreciar algunas piezas de piedra labrada que aun no han sido clasificadas. En tanto que la otra parecería responder más bien al patrón posclásico de los edificios residenciales y/o administrativos. Su acceso presenta dos columnas y los muros no tienen la altura original, su  acceso es similar al templo del remate con entrada tripartita a partir de dos columnas. En el extremo sur de la plaza se encuentra una construcción (estructura 8) en cuyo interior se observa una larga fila de columnas que en su tiempo habría sostenido a un techo plano; esta es una edificación administrativa a la que posteriormente se le añadió un pequeño templo en su porción oriental. 

 

DSC04949.JPG

 

De función semejante habría sido la estructura 5, ubicada en el límite este de la plaza de referencia. Del pequeño templo ubicado al norte de la plaza debe destacarse, no sólo su relativamente bien conservada arquitectura de estilo costa oriental, sino también la presencia de un hermoso árbol de copó (higuera) que creció en su interior. En este mismo edifcio aun se aprecian el color rojo sobre los restos del estucado que originalmente cubrió el edificio. 


DSC05029.JPG

 

La plaza principal se completa con un adoratorio de planta cuadrangular y doble escalera, que se ubica al centro de la plaza. La construcción que ocupa el segundo orden en importancia dentro de la zona, es la estructura 12, localizada justo al oeste de el castillo, y que destaca por ser un enorme palacio que aún conserva en pie la mayor parte de las columnas que sostuvieron su techo. Dentro de esta interesante edificación seguramente se habrían realizado diversas actividades de índole político y administrativo, por lo que por sus instalaciones sin duda habrían circulado los personajes nobles de mayor jerarquía en el sitio. Es factible apreciar tambien los arranques de las alfardas con elementos de influenza tolteca, seguramente llevados por los itzaés que repoblaron el lugar.

 

DSC05073.JPG

 

Cabe mencionar que junto a este palacio se conservan otras plataformas que habrían completado la organización arquitectónica del conjunto. La construcción de la actual carretera "partió" en dos el área del asentamiento, por lo que el área habitacional complementaria, así como el muelle prehispánico, permanecen aislados al otro lado del camino. Aunque todavía no han sido explorados, su distribución permite suponer que en esa zona vivieron algunos residentes del sitio, posiblemente vinculados a las actividades portuarias y comerciales que allí se llevaban a cabo.

 

Datos relevantes:

  • Ubicación: Km. 2.7 Carretera Puerto Juárez - Punta Sam al norte de Cancún.
  • Cuota de acceso: $37.00 Pesos  ( Domingos gratis a todos los mexicanos con Identificación Oficial )
  • Horario de visita: de 08:00 a 16:30 hrs. Lunes a Domingo
  • El sitio cuenta con estacionamiento, sanitarios y un área de expedición de boletos. Algunos guías certificados ofrecen sus servicios durante las horas de visita y el museo arqueológico de Cancún organiza visitas guiadas para grupos escolares y de personas interesadas en tener mayor información sobre el pasado prehispánico de la zona. Es recomendable en tiempo de lluvias llevar repelente de insectos

  • Existe una considerable població de iguanas que se recomienda no molestar.

DSC05010.JPG


Etiquetado en sitios

Comentar este post