BREVE NOTA SOBRE EL NOMBRE DE UNA SERPIENTE DE VISIÓN

Publicado en por MM:.

LINDA SCHELE

En un largo y caluroso día de agosto en 1973, Gillett Griffin, David Joralemon y yo pasamos un hermoso e intenso día  caminando a través de las ruinas y hablando del mundo de la religión y la historia mayas, que pronto habrían de abrirse de manera explosiva. Durante esa conversación, David me habló de una de las publicaciones que habrían de estimular dicha explosión de nuestra comprensión de esos temas y me advirtió que debía yo ordenar el nuevo libro de Michael Coe tan  pronto como se anunciara su aparición. Gracias a su advertencia, ordené una de las primeras mil copias que se  imprimieron de The Maya Scribe and His World (El Escriba Maya y su Mundo) y pude estar presente al momento de ocurrir los avances exponenciales que hicieron posibles sus extraordinarias observaciones sobre las imágenes y los textos que aparecen en la cerámica maya. El impacto de ese libro, junto con las nuevas vías de investigación abiertas en la Primera Mesa Redonda de Palenque, que habría de llevarse a cabo en diciembre del mismo año, han cambiado en verdad la forma en que percibimos y comprendemos a los antiguos mayas y el mundo creado en sus fértiles mentes. La identificación, hecha por Michael Coe de la llamada Secuencia Primaria Estándar (SPE) y sus convincentes alegatos de que las escenas representadas en la cerámica son ilustraciones de los mitos que a la larga habrían de convertirse en el Popol Vuh de los mayas quichés, elevó tanto a la pintura como a los textos sobre cerámica al nivel de fuentes primarias,  arrancándolos del olvido en el que habían caído.

Los ensayos que aparecen en este libro hacen una revisión de la historia de los estudios sobre cerámica e  inscripciones, presentan nuevas lecturas de la SPE, así como los hallazgos que sobre mitología, significado e iconografía se han obtenido a través del estudio de la cerámica en los años posteriores al trabajo pionero de Coe. En el curso de esos años, mi principal contribución (Schele 1983 y 1988) ha sido identificar el “Ahau cubierto con piel de jaguar” que aparece en muchas frases nominales a guisa de título que identifica a la criatura ilustrada como habitante del inframundo. Dado que estas criaturas aparecen en más de una vasija, puede aplicarse la misma técnica que usó Schellhas (1904) para identificar los nombres de los dioses en los códices con el fin de hacer lo propio con los nombres de los animales, personas, espíritus, dioses y “criaturas nocturnas” que habitan el inframundo maya. En 1985, preparé una tabla comparativa como preparación para el capítulo de un libro en el que estaba yo colaborando con George y David Stuart. Desde entonces, otros autores han utilizado las mismas técnicas para hallar los nombres, hasta ahora  desconocidos, de muchas de estas criaturas y la labor sigue adelante. Esta área de estudio presenta un gran potencial para la investigación tanto inmediata como futura.

Lintel 15-2

En este breve ensayo, quiero ocuparme tan sólo de una de las muchas frases nominales que se han descubierto, tanto con el propósito de revelar el nombre de una de estas criaturas como para mostrar la manera en que dicho nombre se relaciona con otras áreas de estudio. Una de las Serpientes de Visión que aparece de manera repetida en las escenas representadas sobre vasijas de cerámica se distingue por llevar un asta y una oreja de venado en la cabeza. Que se trata de una Serpiente de Visión queda demostrado con claridad por el número de ejemplos en los que esta criatura regurgita dioses de diferentes tipos por su boca abierta. En al menos tres ejemplos, una frase adjunta da el  nombre de chih chan a esta criatura.

yax01.JPG

En el cuarto ejemplo, también se le llama chih chan (escribiéndose esta última palabra con el glifo de “cielo” y no con el de “serpiente”), si bien la criatura mostrada es un venado con una serpiente enredada en torno al cuello. La criatura es un “venado serpiente”, cuyo nombre sobrevive como la gran Serpiente Cornuda del mito chortí y como el quinto día del calendario yucateco de 260 días. Thompson (1950:75) estableció la relación entre el moderno mito chortí y el antiguo nombre del día, si bien en aquel entonces la criatura compuesta “venadoserpiente” que aparece en las vasijas aún no había sido identificada. Quizás la más interesante información de reciente descubrimiento sea el nombre del quinto día del calendario chol. En una lista de nombres (Campbell 1988:375), aparece nachan como el nombre del quinto día. Esta palabra corresponde a una palabra que aparece en los nombres de otras Serpientes de Visión.

David Stuart (comunicación personal, 1988) ha identificado el nombre de la Serpiente de Visión que aparece en el Dintel 14 de Yaxchilán como Chaanal Chac Bay Chan y ha detectado la repetición del mismo nombre en las Estelas 10 y 13 de Copán.

Su contribución me ha llevado a la conclusión de que la frase Yaxol Hun Uinik Nachan que previamente había yo  identificado con los ritos de visión (Schele 1982:67) es, de hecho, el nombre de otras de estas Serpientes de Visión. En este contexto, la palabra que significa “serpiente” generalmente va precedida del prefijo na, exactamente como en el  nombre chol del quinto día. Así pues, el nombre yucateco de dicho día toma prestado el nombre de una Serpiente de  Visión para sustituir al nombre de otra de estas criaturas, el cual probablemente era el nombre regularmente utilizado en las lenguas de derivación cholana.

http://www.nightfirefilms.org/breakingthemayacode/images/P2.jpg

Etiquetado en epigrafia

Comentar este post