ADIVINACION MAYA

Publicado en por MM:.

ah.jpg

 

“Es tiempo de concertarse de nuevo sobre los signos de nuestro hombre construido, de nuestro hombre formado, como nuestro sostén, nuestro nutridor, nuestro invocador, nuestro conmemorador. Comenzad, pues, las Palabras [Mágicas],  Abuela (Xmukane), Abuelo (Xpyakok)......Haced vuestros encantamientos por vuestro maíz, por vuestro tzité. ¿Se hará, acontecerá, que esculpamos en madera su boca, su rostro? Entonces [se efectuó] el lanzamiento [de los granos], la predicción del encantamiento por el maíz, el tzité.....Oh maíz, oh tzité, oh suerte, oh [su] formación, asios, ajustaos, fue dicho al maíz, al tzité, a la suerte, a [su] formación”.

 

Estas son las palabras del Popol Vuh que hablan de la creación de los hombres de madera, producto de la segunda reunión convocada por los dioses mayas. De estas palabras se deducen los primeros ritos adivinatorios de los mayas,  los cuales ellos compilaron en sus códices y repitieron durante los tres mil años que pervivió su cultura. Los adivinadores mayas finalmente repitieron actos y las palabras previamente ejecutadas por los dioses, para poder determinar el destino que estos tenían para los hombres.

 

En el periódo clásico, para poder alcanzar la comunicación con los Dioses los Halach Unik y los Chilam´oob, debían entrar en estados alterados de conciencia, para lo que recurrían ayuno, la purificación ritual por medio de baños de vapor y abstinencia sexual y al empleo de plantas en especial tabaco, balché y hongos alucinógenos, entre otras especies enervantes. De hecho hay evidencias gráficas que cuando no podían ingerir mas enervantes por vía oral, recurrÍan al uso de enemas introduciendo más sustancias psicotrópicas mediante una cánula por vía rectal. Varios días de ayuno, sumado al canto, al baile, al olor del incienso, y el uso de elementos psicotrópicos garantizaban la adivinación deseada.

 

enema.jpg

 

La base de la adivinación entre los pueblos mayas actuales, sobre todo en las tierras altas de Guatemala, esta en la interpretación de los 20 signos calendaricos llamados genericamente como  way o doble anímico; a saberse imix, ik , akbal, kan, chicchan, cimi, manik, lamat, muluk, oc, chuen, eb, ben, ix, men, cib, kaban, edznab, cauac, ahau. Estos signos se combinaban con la serie del uno al  trece para dar un total de 260 combinaciones que coinciden con el calendario sagrado o bucxok,  la conexión entre el plano universal y el plano humano, por coincidir con el periódo de gestación. La cuenta comienza con 1 imix y la primera trecena  termina en  13 ben, para iniciar la siguiente con 1 ix, y asi subsecuentemente hasta terminar en 13 ahau. Segun los Ah k´in´oob o adivinos, entre mas alto es el número del día, mayor es su carga. Existen por otro lado "días parlantes"  que son mucho mas propicios para la adivinación que el resto, por lo que son muy apreciados para quienes conocen de este tema. Otro aspecto importante es una secuencia de los cuatro colores correspondientes a los rumbos del universo que son: likin chaak (este-rojo), xaman sac (norte blanco) chikin ek (oeste negro), y nohol kan (sur amarillo) que se van alternando con cada uno de los signos. Es además de uso cotidiano el empleo de elementos como semillas de maíz (ixim)  frijol rojo y negro (tzité) y  piedras (obsidiana) o cuarzos para efectuar sus actos de adivinación. 

 

bucxok.jpg

 

Los Ah kin o Ajq´iij como se les llama en Guatemala son elegidos de acuerdo a su dia de nacimiento y por lo general suelen ser personas nacidas en un dia Chuen o B´aatz —para los quichés— ya que esta relacionada con otra palabra similar b´atz que significa hilo, y se refiere por igual a "hilo del tiempo" y " cordón umbilical"; de allí su relación con los antepasados, el futuro y la adivinación. Basta recordar que en tiempos clásicos la sangre que ofrecía una reina después del parto por medio del autosacrificio tenía el poder de comunicar con los antepasados dinásticos que habitaban en las alturas con los dioses.

 

El elegido es entrenado por nueve meses es decir los 260 días a fin de obtener el sagrado titulo de Ah Kin o sacerdote del tiempo. Al final por medio de una ceremonia donde se coloca un altar con 20 conjuntos — atoles acompañados de sus panes y respectivas velas— con otros 5  al centro dispuesto como el glifo del sol o del dia lamat de este calendario—donde se aprecian las posiciones solares relevantes del tránsito solar a lo largo del año— que se acompañan además de una cruz de madera y los implementos de adivinación del futuro adivino: collar y aretes de jade, un saumerio, las semillas de colorines (tzité), las piedras y cuarzos, poom (incienso) y sonajas; todo dispuesto sobre un pequeño mantel del color correspondiente con el dia de nacimiento del aspirante. Al final de la ceremonia que dirige un Ahkin anciano se le entrega al nuevo adivino sus instrumentos en un bulto llamado baraj; a partir de ese momento acepta su responsabilidad de interpretar los designios del cielo.

 

Entre los aspectos que suelen preguntar usualmente al Ahkin se encuentran: la ubicación de personas desaparecidas,origen de una enfermedad, el tratamiento adecuado para un paciente o un enfermo, el clima futuro, calamidades que se ciernen sobre una población, destino de una empresa, autoria de un robo  y hasta por animales extraviados.

Etiquetado en sociedad

Comentar este post

Paco Perez 10/03/2010 05:11



Excelente sitio, felicidades !



MM:. 10/04/2010 00:20



muchisimas gracias, me agradaria seguir recibiendo sus comentarios para poder seguir mejorando este espacio, que de hecho es para todos los buscadores del conocimiento maya



Viajes 07/19/2010 16:16



La adivinacion siempre ha sido una ciencia que me ha sorprendido, y no poco precisamente. Creo que la gente se deberia de centrar mas en ella, porque es genial.



MM:. 07/22/2010 18:21



Complementare este articulo con uno que se refiera al procedimiento que emplean los ah kin oob en los altos de Guatemala para la adivinación.